Prosperaron con éxito dos valiosas ordenanzas promovidas por la concejala Garay en Puerto Madryn

0
298

Son dos iniciativas legislativas muy importantes, una vinculada con a capacitación en lenguaje de señas para e nivel primario y la creación de murales con el alfabeto de lengua de señas argentinas; y la otra, tiene que ver la protección de mujeres en estado de vulnerabilidad. Esto refiere al “violentómetro”, que visualiza las diferentes formas de violencia que se manifiestan en la vida cotidiana de mujeres y hombres, y que la mayoría de las veces no se tienen en cuenta o se confunden o desconocen.

De esta forma, y con una gran labor desempeñada por la concejala del Partido por la Cultura, la Educación y el Trabajo, Nadia Garay logró que salieran aprobadas por el Concejo de Puerto Madryn, las ordenanzas mencionadas y de su autoría.

Proyecto de ordenanza: Capacitación en lenguaje de señas en nivel primario y creación de murales con el ALFABETO DE LENGUA DE SEÑAS ARGENTINAS (LSA).

Será un primer paso hacia la inclusión, la creación de murales con el ALFABETO DE LENGUA DE SEÑAS ARGENTINAS (LSA), en sectores estratégicos de la ciudad para la visualización del mismo, por toda la comunidad, con el alfabeto dactilológico en Lenguaje de Seña, y en cada una de las escuelas de la ciudad, a fin de que los niños puedan interiorizarse desde pequeños con este lenguaje, y así fortalecer los vínculos y la comunicación con las personas con discapacidades sensoauditivas.
Además, implementar un taller en 6to grado de la primaria es una buena manera de empezar, desde temprana edad, a integrar e inculcar estos conceptos.

Proyecto de ordenanza: Violentómetro.

El Violentómetro visualiza las diferentes formas de violencia que se manifiestan en la vida cotidiana de mujeres y hombres, y que la mayoría de las veces no se tienen en cuenta o se confunden o desconocen. Supone, también, una forma de visibilizar la progresión de la violencia machista en las relaciones de parejas para llamar la atención sobre aquellas manifestaciones (basadas en estrategias de aislamiento, control y desvalorización) que, si no se paran a tiempo, desembocarán en una situación de difícil salida.

Las ordenanzas descriptas apuntan a una mayor inclusión en nuestra sociedad, promoviendo políticas que nos permitan mejorar la comunicación social, y también, visualizar diferentes formas de violencia que se manifiestan en la vida cotidiana de mujeres y hombres. Aspectos que encuentran en exponentes surgidos desde el seno del mundo de trabajo, la sensibilidad necesaria para promoverlos y llevarlos a la práctica.