Sin pruebas en contra se desvanece acusación contra dirigentes de Camioneros

0
767

Sobre el hurto de vacunas que tuvo amplia -y maliciosa, en muchos casos- repercusión en los medios provinciales y nacionales, se explayó el eximio abogado penalista, Guillermo Iglesias. “Pruebas no hay, porque no le sacaron sangre a nadie y lo que desapareció del Hospital Regional fueron segundas dosis, no primeras”, remarcó.

“Desde el minuto uno la directiva que recibí como abogado defensor de Jorge Taboada y dirigentes de la Comisión Directiva de Camioneros fue que estaban a disposición para que la Justicia actúe. Pruebas no hay, porque no le sacaron sangre a nadie y lo que desapareció del Hospital Regional fueron segundas dosis, no primeras. El uso político de baja moral que se aplicó contra mis defendidos, fue escandaloso”, sostuvo.

En diálogo con Radio de Camioneros, el especialista manifestó que “el recurso se interpone contra una decisión que tomó la Jueza, al disponer el procesamiento de un grupo de personas, dentro de las cuales estaba la cúpula directiva y empleados de la Obra Social de Camioneros. En esa decisión, también se incluyó a médicos del Hospital, porque entendía que había una responsabilidad de los profesionales de la salud”.

Por otro lado, y en cuanto a la audiencia realizada ante la Justicia Federal en Comodoro Rivadavia, detalló que la misma “transitó por el carril de críticas a razonamientos de la Jueza. Ella entendió que había que procesarlos por este delito, y nosotros, decimos que no solamente no debió haberlos procesado, sino que no hay ningún delito que se le pueda achacar a este grupo de personas que recibieron la vacuna”, objetó.

Asimismo, aclaró que “el robo requiere violencia, que alguien lastime a otra persona. Entonces la idea del recurso es que no hay ningún elemento de prueba”.

“Desde el minuto uno la directiva que recibí como abogado defensor, fue que estaban a disposición para que la Justicia actúe. Ni bien asumí, puse en conocimiento a la Jueza que podía realizar una prueba biológica y determinar si en el cuerpo de los 26 imputados había rastros de esa vacuna. Pero por alguna razón que desconozco nunca se ordenó esta prueba”, indicó.

Pruebas y uso político

En otro orden, Iglesias explicó que lo que determina una decisión “no es la opinión moral, sino la pruebas que se consiguen. En cualquier proceso, el ejercicio de defenderse, es sobre qué pruebas tenés para respaldar que ese hecho existe”.

“Lo que desapareció fueron segundos componentes y lo que se aplicaron estas 26 personas fueron primeras dosis. Pruebas no hay, porque no le sacaron sangre a nadie. Lo más importante a resaltar es que no hay denuncia sobre desaparición de primeras dosis”, subrayó.

A su vez, añadió que “a la Jueza quizás se le podría atribuir un uso político desmedido, porque han sido dos integrantes del PRO (los legisladores provinciales Pagliaroni y Aguilera) que presentaron un proyecto de interés legislativo la investigación federal. Sacaron un rédito político”.

Al respecto, categórico opinó: “El uso político de baja moral que se aplicó contra mis defendidos, fue escandaloso. El Juez tiene la obligación de investigar lo que no puede hacer es resolver las cosas en el sentido jurídico”.

Definición

En este marco, aseveró que “ahora es la Cámara es la que tiene que controlar si la decisión se ajusta a lo que nosotros planteamos. El Tribunal es ordenatorio, puede tomarse más días por la complejidad del caso”.

“El derecho en algún punto es una ciencia exacta, si vos no tenés elementos de prueba ¿De qué vive el juez?, de la prueba. Sino podríamos echarle la culpa a cualquiera solo por un desarrollo intelectual”, alegó el abogado penalista.

También recordó: «Se entiende que no hay delito de encubrimiento, esto existe para desalentar a la gente que no colabora con la Justicia. El que encubre, encubre en nombre de otro no a título personal. Por eso hay acciones que son moralmente reprochables pero que no son delito”.

“Para que sea delito tiene que haber una norma que lo sancione como delito y elementos de prueba que acrediten esto”, especificó.

Finalmente, Iglesias avizoró que “no debería pasar otra cosa que no sea el sobreseimiento, no es lo que el Juez o la Jueza crea, sino lo que el extracto de la prueba brinde precisamente” y también, lamento que “las lesiones a las personas, fueron muy grandes”.